LA IMPORTANCIA DE UN CORRECTO MANTENIMIENTO EN CALDERAS DE VAPOR

Como todo equipo industrial las calderas requieren mantenimiento e inspecciones periódicas para asegurar su correcto, seguro y eficiente funcionamiento.
Si bien no se presentan problemas a menudo todos sabemos que las calderas son máquinas que comprometen la continuidad de la producción en muchas industrias y que una puesta fuera de servicio tiene un alto costo, no solo el dinero que debe pagarse sino también por lo que se deja de producir.
El potencial de ahorro de económico aplicando un correcto plan de mantenimiento es del orden del 5 al 10% y su retorno es en el corto plazo

Los elementos de un sistema de vapor son el generador de vapor o caldera, el sistema de distribución, los equipos de consumo de vapor y el retorno de condensado. Todos los elementos del sistema interactúan entre sí. Si existe mal funcionamiento en algunos de sus elementos la operación de todo el sistema de vapor será afectado, lo que ocasionaría importantes pérdidas de energía con pérdidas económicas considerables.

Un buen diseño (longitud y diámetros de tuberías apropiados, aislamientos, uso de purgadores adecuados, etc.) y mantenimiento de la red de vapor (eliminar fugas en tuberías, comprobar el buen funcionamiento de los purgadores, etc.), así como el aprovechamiento del condensado y revaporizado, es clave a la hora de disminuir las pérdidas, aumentar la eficiencia y ahorrar energía

Es por esto que acercamos un plan de mantenimiento anual en el que verán tareas de inspección de significativa importancia para detectar preventivamente la mayoría de las averías.
– Inspección interna del cuerpo de presión, placas, hogar y haz tubular para controlar la formación de incrustaciones o corrosión de los materiales constructivos. Es importante que se tomen fotografías del estado para tener un registro histórico de la caldera. En muchas oportunidades es importante tener esta información para volver a una condición anterior favorable.
– Hidrolavado de lodos depositados en el fondo del cuerpo en caso de que existieran.
– Cambio de juntas de puertas de inspección, instalar siempre materiales de junta nuevos y revisar asientos de tapas.
– Medición de espesores de chapa en placas, hogar y cuerpo cilíndrico por ultrasonido, registrar también estos valores. Puede resultar necesario recalcular la presión de trabajo máxima si están reducidos estos espesores.
– Desarmado de elementos de seguridad por bajo nivel. En el caso de los controles de nivel electromagnéticos revisar flotantes, botellones, verificar juego en mecanismos, controlar la integridad de las ampollas de mercurio y controlar que la aislación de los cables no se encuentre deteriorada. Para los electrodos las tareas son de limpieza partes en contacto con el agua, verificación de alineación, aislación y sellos.
– Prueba hidráulica del equipo a presión de trabajo. Se realiza para verificar que no existan fugas previas al mantenimiento o bien posteriores (juntas de puertas de inspección, bridas, roscas, etc). Mantener presurizado el recipiente durante 15 min es suficiente.
– Verificación de apertura de válvulas de seguridad a la presión regulada. Si es posible, retirarlas para su timbrado en banco de pruebas.
– Inspección del estado de refractarios en quemador o fondos secos. Rellenar grietas si existieran o reemplazar las piezas dañadas con los materiales adecuados y teniendo en cuenta los tiempos de fragüe.
– Verificación del estado interno del quemador y limpieza del mismo. Verificar el estado de cables y fichas de conexión.
– Simulación de condiciones de falla del quemador.
– Puesta en marcha del equipo donde se comprobará el funcionamiento de los elementos de control y seguridad.
– Prueba de presostatos de seguridad eliminando eléctricamente al de corte normal.
– Hacer mantenimiento de la pintura de la caldera y accesorios.
– Análisis de gases y regulación de combustión. Mediante este proceso se determinará el porcentaje de los siguientes gases: O2, CO2 y CO. Además, se medirá la temperatura de los gases en la chimenea y el rendimiento térmico de la caldera.
– Elaboración de un informe técnico con los resultados obtenidos en la medición de eficiencia de combustión y sobre el estado general del equipo, manteniendo un historial.

El mantenimiento idóneo de los elementos de una planta de vapor, es un factor muy importante para la consecución de estos logros. Es indiscutible, dentro de la actividad industrial actual, que sin el debido mantenimiento no se puede pretender la eficiencia en ningún proceso industrial.
Tratándose de calderas y elementos de vapor, equipos de que trabajan con muchas variables y que su manipuleo conlleva un alto riesgo para el personal y para la infraestructura cuando no se obedecen estrictamente algunas reglas establecidas, las acciones de mantenimiento se hacen doblemente importantes. El personal técnico que opera los sistemas de vapor, así como los ingenieros que se desenvuelven en este sector, requieren de capacitación y entrenamiento permanentes, en función a los avances de la tecnología energética.

La operación y mantenimiento de las plantas de vapor, requiere de conocimientos que van más allá de las reglas de un manual. Por su naturaleza, en este campo también necesitamos conocimientos de materiales metálicos como los aceros en sus diversas presentaciones, llámese planchas, tuberías, perfiles estructurales etc. Son también importantes los conocimientos en el campo de la tecnología de la soldadura, de la resistencia de materiales sometidos a altas presiones, ensamblaje de equipos de transporte de fluidos y muchos otros temas que van enlazados.

El mantenimiento de estos equipos tan especializados deberá ejecutarse con métodos reconocidos por las instituciones internacionales normalizadoras, siguiendo secuencias previamente programadas, donde cobra especial importancia el mantenimiento preventivo planificado a largo plazo. Por estas razones, intentamos proponer acciones de mantenimiento preventivo y predictivo, además de las todavía necesarias actividades de mantenimiento correctivo, que posibiliten la operación de una planta de vapor con la máxima eficiencia, disminuyendo drásticamente las pérdidas y paralizaciones intempestivas y generando un considerable ahorro de energía, acciones que sumadas pueden incrementar la productividad.

Tenemos un plan que se ajusta a tus necesidades.

Contacto: Ing. Carlos Álvarez
Teléfono oficina: 593 (3) 2740531
Teléfono Móvil: 593 995855712
Email: calvarez@fuegoverde.com.ec
Web site: www.fuegoverde.com.ec

shares
WhatsApp chat